Mi padre

El abandono paterno

enero 7, 2022

EL ABANDONO PATERNO

芦脡l se lo pierde禄 me dijeron por a帽os
ante cada l谩grima que derram茅 por 茅l.
Cada ausencia,聽cada logro donde mis ojos lo buscaron sin 茅xito en cada rinc贸n.

芦脡l se lo pierde禄 le dijeron a mi madre.
Mientras enloquec铆a e intentaba rearmarse, sin lograrlo.
Mientras dos manos no le alcanzaban para sostener tanta soledad.
Mientras intentaba desaparecer ella tambi茅n.

芦脡l se lo pierde禄 nos dijeron.
Y nos mintieron.
脡l no se perdi贸 nada.
脡l viaj贸.
脡l am贸.
脡l construy贸 una nueva vida.
脡l disfrut贸.
脡l vivi贸 la vida que quiso.
Fue feliz.

Fue feliz a costa de nuestras noches de insomnio. De terror. De p谩nico.
A costa de que pasemos hambre.
De que nos falte todo.
A costa de nuestra felicidad, de nuestra salud.
脡l no se lo perdi贸.
Nosotras nos lo perdimos.
Nosotras ten铆amos derechos y 茅l obligaciones.

Nosotras y tantos otr@s ni帽@s, porque esto no me pas贸 a mi, esto es de lo m谩s com煤n.
Ellos, los padres que abandonan, no se pierden nada. Ellos eligen libremente.
Y en sus elecciones, eligen no llevar a sus hij@s nunca m谩s a un cumplea帽os,
Ni de vacaciones,
Ni comprarles un regalo para un amigo,
Ni ir a pedir la beca para el colegio,
Ni pagar un campamento de verano,
Ni venir a un cumplea帽os (o llamar),
Ni a controlar una fiebre,
Ni nada.

Y esto muchas veces sucede antes del abandono f铆sico.

Varones que les cuesta hacerse cargo de la paternidad.

Aunque la hayan deseado.

Que no saben c贸mo.

Que ni se les cruza por la cabeza dejar de salir o de ir a jugar al f煤tbol porque el ni帽o est谩 enfermo.
Dime si todo lo que dije arriba, no se aplica a muchos varones que viven con sus hijos.
Dejemos de victimizar y de romantizar el abandono.

Porque a la frase 芦茅l se lo pierde禄 hasta le falta un 芦pobre禄 adelante.

Como si fuese una injusticia del destino, algo que les ocurre a los hombres y no pueden manejar y bueno, ellos se lo pierden.
No.
Basta.
El abandono es abandono.
Siempre.
Y hay que hacerse cargo.
WEB

Si quieres compartir esta reflexi贸n:

You Might Also Like

error: El Tren de la Vida