Mi padre

QUERIDO HIJO

junio 15, 2017

Querido hijo.

El día que me veas mayor y que ya no sea el que era, ten paciencia y procura entenderme. 
Cuando no pueda comer por mí mismo y me ensucie; cuando no pueda vestirme bien, ten paciencia. 

Recuerda las horas que pas√© ense√Ī√°ndote a comer y vestirte.
Si cuando hable contigo, te repito las mismas cosas vez tras vez, no me interrumpas y esc√ļchame.¬†

Cuando eras peque√Īo, a la hora de dormir te tuve que explicar vez tras vez los mismos cuentos hasta que te quedabas dormido.
No me averg√ľences ni me ri√Īas, cuando no quiera ducharme.¬†

Acu√©rdate de las veces que tuve que perseguirte y las historias que ten√≠a que inventar para que quisieras ba√Īarte.
Cuando veas mi ignorancia sobre las nuevas tecnolog√≠as, no te burles, dame tiempo y ay√ļdame a entender.¬†

¬ŅRecuerdas cuando empezaste a ir a la escuela?¬†
Te ense√Ī√© a hacer tantas cosas.¬†
Te ayudé a entender tantas cosas. 
Y sobre todo a saber como afrontar la vida. 

Muchas de las cosas que has aprendido en tu vida, son resultado del esfuerzo y la perseverancia de los dos.
Cuando en alg√ļn momento pierda la memoria o el hilo de nuestra conversaci√≥n, dame el tiempo necesario para recordar.¬†

Y si no puedo hacerlo, no te pongas nervioso, seguro que lo m√°s importante no era mi conversaci√≥n y lo √ļnico que quer√≠a era estar contigo y que me escucharas.¬†
Si alguna vez no quiero comer, no me obligues. 

Conozco bien cuando lo necesito y cuando no. 
Cuando mis piernas cansadas no me dejen caminar, tiéndeme tu mano, de la misma manera que yo lo hice cuando tu dabas tus primeros pasos.
Y si alg√ļn d√≠a te digo que ya no quiero vivir, que quiero morir, no te enfades.¬†

Alg√ļn d√≠a entender√°s que esto no tiene nada que ver contigo, ni con tu amor, ni con el m√≠o.¬†
Intenta entender que a esa edad, ya no se est√° tan aferrado a la vida y el pensamiento y la voluntad est√°n m√°s cerca del cielo.

Alg√ļn d√≠a descubrir√°s que pese a mis errores, siempre quise lo mejor para ti y que intent√© preparar el camino que t√ļ deb√≠as recorrer.¬†
No debes sentirte triste, enfadado o impotente por verme de esa manera. 

Sólo debes estar a mi lado, intentar comprenderme y ayudarme como yo lo hice por ti.
En ese momento, te tocar√° a ti acompa√Īarme en mi duro caminar.¬†

Ay√ļdame al final de mi camino, con tu amor y paciencia.¬†
Yo te pagaré con una sonrisa y con el inmenso amor que siempre te he tenido. 
Tu padre 

Si quieres compartir esta reflexión:

You Might Also Like

error: El Tren de la Vida