Los hijos

Que vivan las diferencias

junio 16, 2021

Gillian es una niña de siete años que no puede sentarse en la escuela.
Se levanta continuamente, se distrae, vuela con los pensamientos y no sigue las lecciones.

Sus profesores se preocupan, la castigan, la regañan, premian las pocas veces que está atenta, pero nada, Gillian no sabe sentarse y no puede estar atenta.

Cuando llega a casa, mamá también la castiga.

Así que Gillian no sólo tiene malas notas y castigo en la escuela, sino que también los sufre en casa.
Un día, la madre de Gillian es llamada a la escuela.

La señora, triste como quien espera malas noticias, la toma de la mano y va a la sala de entrevistas.

Los profesores hablan de enfermedad, de un trastorno evidente.

Quizás es hiperactividad o tal vez necesite un medicamento.

Durante la entrevista llega un viejo profesor que conoce a la pequeña.                                                                                     Pide a todos los adultos, madre y colegas, que lo sigan a una habitación contigua desde donde todavía se la puede ver. Al irse, le dice a Gillian que volverán enseguida y le enciende una vieja radio con música.
Como la niña se encuentra sola en la habitación, inmediatamente se levanta y comienza a moverse hacia arriba y abajo persiguiendo con los pies y el corazón la música en el aire.

El profesor sonríe mientras los colegas y la madre lo miran entre confundidos y compasivos, como a menudo se hace con los viejos. Entonces él dice:
“¿Ven? Gillian no está enferma, ¡Gillian es bailarina!”.
Le recomienda a la madre que la lleve a una clase de baile y a sus colegas que la hagan bailar de vez en cuando.
Ella asiste a su primera lección y cuando llega a casa le dice a su mamá: “Todos son como yo, ¡allí nadie puede sentarse!”

En 1981, después de una carrera de bailarina, de abrir su propia academia de baile y recibir reconocimientos internacionales por su arte, Gillian lynne se convierte en la coreógrafa del musical “Cats”.
Ojalá todos los niños “diferentes” encuentren adultos capaces de acogerlos por lo que son y no por lo que les falta”.

Reflexión:
Que vivan las diferencias, las ovejitas negras y los incomprendidos. Son quienes crean belleza en este mundo.
(Texto e imagen en la red)

Si quieres compartir esta reflexión:

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida