Acércate a Dios

Huellas en la arena

octubre 4, 2020

HUELLAS EN LA ARENA 
Una noche tuve un sue√Īo‚Ķ so√Ī√© que estaba caminando por la playa con el Se√Īor y, a trav√©s del cielo, pasaban escenas de mi vida.
Por cada escena que pasaba, percib√≠ que quedaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las m√≠as y las otras del Se√Īor.

Cuando la √ļltima escena pas√≥ delante nuestra, mir√© hacia atr√°s, hacia las pisadas en la arena, y not√© que muchas veces en el camino de mi vida quedaban s√≥lo un par de pisadas en la arena.
Noté también que eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida.

Eso realmente me perturb√≥ y pregunt√© entonces al Se√Īor:

  • Se√Īor, Tu me dijiste, a trav√©s de tu palabra, que siempre ir√≠as conmigo a lo largo del camino de mi vida. Sin embargo durante los peores momentos de mi existencia veo que hay en la arena s√≥lo un par de pisadas.
    No comprendo porque T√ļ me abandonabas en las horas en que yo m√°s te necesitaba-.
    Entonces, √Čl, fijando en m√≠ su bondadosa mirada me contest√≥:
  • Mi querido hijo.
    Yo siempre te he amado y jam√°s te abandon√© en los momentos m√°s dif√≠ciles. Cuando viste en la arena s√≥lo un par de pisadas fue justamente en los momentos de tu vida donde te llev√© en mis brazos-.¬Ľ

Me parece una preciosa reflexi√≥n de c√≥mo, aunque en los momentos dif√≠ciles no vemos a Dios, sin lugar a dudas est√° ah√≠, sosteni√©ndonos y acompa√Ī√°ndonos como el amigo que nunca falla.

Si quieres compartir esta reflexión:

You Might Also Like

error: El Tren de la Vida