Adultos Mayores

CARTA A UN ANCIANO

abril 27, 2014

 

Un anciano pobre murió en la sección geriátrico de un hospital en una pequeña ciudad de Australia. Nadie hubiese pensado que este pobre viejo hubiese dejado algo de valor, pero más tarde, una enfermera juntado las pocas pertenencias del hombre encontró entre ellas una poesía. El contenido de esta obra literaria le impresionó tanto que la compartió con todo el personal que allí trabajaba.
 

Tiempo después una enfermera de Melbourne, publicó este poema en la edición navideña de una revista de salud mental, como un legado de este hombre para la posteridad. Y así este pobre anciano que aparentemente nada tenía para dar, es el autor de este poema anónimo que ahora surca el mundo a través de internet, dejándonos una lección de vida y de humanidad.

“Cranky: un hombre viejo”

¿Qué ve enfermera? ¿Qué es lo que ustedes ven?
¿Qué cosa están pensando mientras me miran?
¿Un pobre viejo? ¿No muy sabio?
Con la mirada incierta y los ojos lejanos….
Que esquiva la comida y no da paz…
Y que cuando pierdes la paciencia y le dices en voz alta: “¡por lo menos pruebe!”
Parece que para nada le importa aquello que haces por él…

Ves solamente a uno que pierde siempre las medias o las pantuflas
Alguien que se resiste, no permitiéndote ocuparte de él:
Para bañarlo, para alimentarlo…. y así el día se hace largo….

Pero, ¿qué estas pensando? ¿Y qué es lo que ves?
¡Abre los ojos enfermera! Porque yo sé que no estás realmente interesada en mi…

Ahora te diré quién soy, mientras estoy acá sentado recibiendo tus atenciones
Dejándome alimentarme para complacerte.

Yo soy un pequeño niño de diez años con un padre y una madre,
hermanos y hermanas que se aman.

Soy un jovencito de dieciséis años con las alas listas para alzar vuelo
Que sueña con encontrar pronto el amor…

A los veinte, soy un esposo y mi corazón late fuerte
Jurando a mi amada que seré fiel a mis promesas.

A los veinticinco, tengo ya un hijo, ¡un hijo mío!
Que necesita de mí, y de un techo seguro, de un hogar feliz en donde crecer…

Ya soy un hombre de treinta años, y mi hijo creció velozmente…
Somos muy unidos el uno al otro, por un sentimiento que quisiera que perdure en el tiempo.

Tengo un poco más de cuarenta años, y mi hijo, ahora es un adulto ¡y se me va!
Pero mi amada esposa está a mi lado, para consolarme, para no dejarme llorar.
Con un poco más de cincuenta, los nietos juegan a mi alrededor,
y los siento en mis rodillas.
Una vez más, mi amada y yo disfrutamos del amor de los niños.

Pero llegan rápidamente días oscuros, mi esposa muere…
Miro el futuro estremeciendome con terror.
Criamos a nuestros hijos y después ellos criaron a los suyos
Y así pienso al tiempo pasado, al amor que conocí…

Ahora soy un hombre viejo, y la naturaleza me trata con crueldad…
Intento enfrentar la vejez, con la mirada de un loco…

El cuerpo lentamente se desmorona, la fuerza y el vigor me abandonan.
Ahora hay una piedra, donde antes existía un corazón.
Pero dentro de esta vieja cáscara, un hombre joven vive todavía.
Y así mi corazón maltratado late todavía

Recuerdo las alegrías, el dolor…
Quisiera amar, amar y vivir todavía
Pero los años que restan son poquísimos… el tiempo se escapa velozmente…
Y debo aceptar el hecho de que nada dura para siempre…

Por esto ¡abre los ojos! ¡Abran los ojos y miren!
¡No al hombre viejo! ¡Acérquense más y me verán a MÍ!

Comparte las Reflexiones
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You Might Also Like

18 Comments

  • Reply José Augusto Moreta Pérez mayo 15, 2014 at 3:48 pm

    Es un poco la desilusión de los ancianos por el trato que reciben de su entorno. Parece ser una situación o comportamiento generalizado e inhumano que pesa como lastre en muchas culturas.

  • Reply Anónimo mayo 17, 2014 at 1:28 pm

    que pena ,pero es la realidad de nuestros tiempos .un viejo !! pues al geriátrico para que mas .es muy triste .

  • Reply Anónimo julio 3, 2014 at 5:37 pm

    Que historia tan bonita,pero es la realidad de muchos

  • Reply tavo gael julio 27, 2014 at 10:30 am

    Que mensaje tan bonito ,tan triste pero tan cierto,esa es la triste realidad de como se siente una persona mayor

  • Reply Anónimo agosto 10, 2014 at 10:36 pm

    Se podrá tener una idea consciente acerca de los valores recibidos por tus padres, su ejemplo, la donación, el tiempo compartido, la educación, los sentimientos, la comunicación, la comunión entre nosotros, los sacrificios, tenían como objetivo principal formar individuos, agradecidos y sobretodo comprometidos con quien nos dio, la vida si económicamente no puedes aportar al menos dona tu tiempo, tus lecturas ya que el te leyó en tu niñez, no dejes nada para mañana y como dice una canción A que esperar o bien una oración En vida hermano

  • Reply Anónimo diciembre 17, 2014 at 8:13 pm

    esto es de masiado. cierto abeses nos olvidamos ke nosotros komo ellos llegaremos a esa etapa y tambien nesesotaremos kenos bean y no sentirnos como una sombra

  • Reply eva maria torrejon nolasco diciembre 17, 2014 at 9:03 pm

    Siiii..es una realidad muy trizte.,pero uno cosecha lo q siembra,…xeso debemos pensar en el futuro cuando somos jovenes y sembrar bien….

  • Reply Anónimo diciembre 17, 2014 at 10:55 pm

    Lamentablemente es la realidad de muchas persomas de la tercera edad…. Yo vivo con mi abuelita y la cuidamos muchísimo le celebró todo así vuelve a ser nina. …..

    odio los hogares y las personas que los tratan mal…. la mayoría de los hijos los dejan en hogares para no tener responsabilidades…. ME SIENTO AFORTUNADA DE TENERLA CONMIGO

  • Reply Anónimo diciembre 17, 2014 at 11:40 pm

    Q lastima nadie entendio la grandeza de esta persona y la verdad d todo es la vida misma qc nos pasa y muchas veces nos olvidamos d vivir lo mucho o poco q nos qda,q hermosa y clara carta

  • Reply Anónimo diciembre 19, 2014 at 11:00 am

    todo lo que necesitan esos pacientitos es que les demos un poco de tiempo y no es mucho pedir, ellos tienen mucho que contar y a veces uno no tiene desgraciadamente el tiempo para escuchar, pero una vez que lo haces no te arrepientes.

  • Reply Anónimo febrero 11, 2015 at 3:20 am

    Cuanta tristeza m da k se olviden d las personas adultas, toda da vuelta en esta vida, y todo se revierte dios nos pide cuentas, k hiciste por tu madre cuando mas te necesitaba madre t extraño

  • Reply EDUARDO MARIO SANCHEZ SEIJO mayo 28, 2015 at 7:08 pm

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • Reply EDUARDO MARIO SANCHEZ SEIJO mayo 28, 2015 at 7:09 pm

    Ruega Eva María que a tu "siembra" no la malogre la tempestad o la sequía, que no se vea afectada por el fuego ni el desborde de los ríos cercanos ni que justo "tu campo" no esté cerca de un poblado o en la traza de una ruta y tenga que ceder a la "urbanización" o al "paso" de los demás. Entonces verás que "no siempre" se cosecha lo que se siembra. Intuyo que piensas que el anciano fue "culpable" de algo y que "por algo habrá sido". Tal vez la vida te demuestre que no siempre recibes lo que mereces y que también, a veces, recibes mas de lo que mereces. La vida es una ecuación matemática pero para resolverla exige algo más que saber sumar y restar.

  • Reply EDUARDO MARIO SANCHEZ SEIJO mayo 28, 2015 at 7:10 pm

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • Reply EDUARDO MARIO SANCHEZ SEIJO mayo 28, 2015 at 7:10 pm

    Ruega Eva María que a tu "siembra" no la malogre la tempestad o la sequía, que no se vea afectada por el fuego ni el desborde de los ríos cercanos ni que justo "tu campo" no esté cerca de un poblado o en la traza de una ruta y tenga que ceder a la "urbanización" o al "paso" de los demás. Entonces verás que "no siempre" se cosecha lo que se siembra. Intuyo que piensas que el anciano fue "culpable" de algo y que "por algo habrá sido". Tal vez la vida te demuestre que no siempre recibes lo que mereces y que también, a veces, recibes mas de lo que mereces. La vida es una ecuación matemática pero para resolverla exige algo más que saber sumar y restar.

  • Reply EDUARDO MARIO SANCHEZ SEIJO mayo 28, 2015 at 7:11 pm

    Ruega Eva María que a tu "siembra" no la malogre la tempestad o la sequía, que no se vea afectada por el fuego ni el desborde de los ríos cercanos ni que justo "tu campo" no esté cerca de un poblado o en la traza de una ruta y tenga que ceder a la "urbanización" o al "paso" de los demás. Entonces verás que "no siempre" se cosecha lo que se siembra. Intuyo que piensas que el anciano fue "culpable" de algo y que "por algo habrá sido. Tal vez la vida te demuestre que no siempre recibes lo que mereces y que también, a veces, recibes mas de lo que mereces. La vida es una ecuación matemática pero para resolverla exige algo más que saber sumar y restar.

  • Reply SOFIA enero 27, 2016 at 2:54 pm

    ACABÉ CON LÁGRIMAS EN LOS OJOS MIENTRAS LEÍA, CONOZCO DE CERCA ESA REALIDAD, EN VERDAD ES SUPER TRISTE CUANDO LOS SERES QUERIDOS QUE UN DIA FUERON, NO SON GRATOS Y OLVIDAN A SUS PADRES Y MERAMENTE POR CUMPLIR LOS DEJAN ALLI EN UN GERIÁTRICO A MERCED DE QUIENES POR CASUALIDAD AÚN TIENEN LA PACIENCIA Y LA CAPACIDAD DE DARLES AMOR EN LA ULTIMA ETAPA DE SUS VIDAS, SIN TENER PARENTEZCO ALGUNO.

  • Reply mazago marzo 19, 2016 at 7:30 pm

    si es bueno ver lo que se hace de joven, pero aun asi si hay algo desagradecido es el ser humano, aun cuando apoyaste a tu familia, muchas veces no son correspondidos y si es triste ver lo que sufre una persona mayor

  • Leave a Reply

    error: El Tren de la Vida