Ánimo

Aprendí a elegirme

julio 2, 2021

APRENDÍ A ELEGIRME

Muchas veces, no fui elegido. No me eligieron para un trabajo que quería hacer, no me eligieron como amigo y, donde más dolió, fue cuando no me eligieron como pareja de quien yo sí quería. Y diré que, más allá del dolor pasajero, fui aprendiendo a elegirme.
Cuando no me elegía, no me buscaban, o no me encontraban, o, simplemente, parecía transparente. No me veían. Y allí tuve dos posibilidades: comenzaba a querer agradar, buscar aprobación, sobre adaptarme a todo lo que imaginaba que debía hacer para ser mirado… o me elegía primero a mí.

Y las metas dejaron de ser tener una pareja, conseguir ese trabajo o encajar en ese grupo de amigos, sino que me dediqué a ser más amable conmigo, valorarme y ser el primero en hablar bien de mí.
Puedo decir que muchas veces no soy elegido, porque es natural que así sea, pero ya no lo tomo personal, ya no hay dolor. Comprendí que soy distinto, que no consumo lo que todos consumen, que es natural que alguien que no comparte mi forma de ver la vida, no me elija y que no ser elegido también está bien.

Hoy, ya no me escondo ante el elogio, pero tampoco lo busco. Mis críticas son para crecer, no para minimizarme. Valoro de mí lo que quizás nadie más puede valorar. Y también, me cuido. No abro la puerta a quien no pueda respetarme y, genuinamente, dejé de elegir (y hasta perseguir) a quien no me elige.

Julio Bevione

Si quieres compartir esta reflexión:

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida