La Familia

PREPÁRATE PARA SER PADRE DE TUS PADRES

octubre 7, 2018
preparate para ser padre de tus padres

Cuando llegamos al mundo somos hijos y esperamos mantenernos en esa condición toda la vida. Siendo amados, mimados y educados. Que nuestros padres derrochen dosis gigantescas de amor a través de todo nuestro camino por la vida. Que cuando la vida duela tengamos un regazo materno sobre el cual regocijarnos. Que cuando la vida se torne angustiante, encontremos en nuestros viejos el consejo sabio. Cuando eso nos llega a faltar, siempre hay un vacío, un sentimiento extraño de que somos la excepción.

Incluso cuando somos adultos, buscamos reconocer nuestra infancia en los ojos de nuestros padres. Secretamente deseamos sus cuidadosas atenciones, como esa comida favorita el día de nuestro cumpleaños o la camisa del equipo de fútbol si estamos en su casa.

Nunca se está preparado para cambiar de lugar en esta relación.

Es complicado aceptar que nuestros padres envejecen. Entender que esas pequeñas limitaciones que empiezan a mostrar no se deben a la pereza o el desdén. Que si se les olvidó dar un mensaje no es por qué no les importe nuestra urgencia. Que si nos piden que les repitamos las cosas es por qué ya no escuchan muy bien – y a veces no es sordera, sino simple distracción. Nos lleva mucho tiempo aceptar que ya no son los mismos – iba a decir “superhéroes”. No podemos ni debemos compartirles toda nuestra angustia, pues para ellos las proporciones son mucho mayores y ahí todo se desequilibra: el ritmo cardiaco, la presión arterial, el índice glucémico o el equilibrio emocional.

 

 

Poco a poco vamos haciéndonos ceremoniosos por amor. Intentando hablarles de aquello que es evitable. Así, sin quererlo, empezamos a invertir los papeles de protección. Empezamos a intentar proteger a nuestros padres de las desventuras de este mundo.

Les decimos que nos va bien, a pesar de que estamos en crisis. Amortiguamos el diagnóstico del pediatra para que la enfermedad del nieto parezca algo simple. Escondemos los problemas matrimoniales para aparentar que construimos una familia duradera. Filtramos la angustia que puede ser temporal en lugar de compartir cualquier problema. No tienen por qué preocuparse: estaremos bien al final del día y si no, al final de nuestras vidas. Sin embargo, cuando cambiamos esos pequeños detalles en la relación, nos vamos quedando un poco huérfanos. Nos mantenemos con los ojos abiertos en el medio de la noche sin poder correr llorando a la cama de nuestros padres. Les ocultamos nuestro temor a quedarnos sin empleo, pareja o casa para que no sufran sin necesidad, y así nos quedamos solos en esa espera, sin un regazo, un abrazo o una sonrisa para consolarnos.

Entre más pierden su vigor, audición, memoria, más solos nos vamos sintiendo, sin entender por qué sucedió lo inevitable. Incluso puede aparecer un conflicto interior por esperar que ellos reaccionen al envejecimiento del cuerpo, que peleen más a su favor, sin darnos cuenta, en nuestra propia confusión, que ya no tienen la misma conciencia que nosotros, no tienen forma de impedir el paso de los años y que tienen, sencillamente, el derecho a sentirse cansados.

En medio de todo esto puede llegar el día que nuestros padres se transformen, sí, en nuestros hijos. A los que debemos recordarles que hay que comer, tomar un medicamento o pagar una cuenta. A los que es necesario guiar en las calles o darles la mano para que no caigan en las escaleras. A los que debemos preparar para mandar a la cama. Y quizá alimentarlos, llevando una cuchara hasta su boca.

Y serán hijos más difíciles por qué no recuerdan quienes son sus padres. Reaccionarán a tus primeros regaños porque saben que, en el fondo, crees que les debes obediencia. Minimizarán tus primeros argumentos e intentarán demostrar que aún son independientes, incluso cuando ese momento haya pasado, pues es difícil imaginarnos sin el control total de nuestras propias rutinas. Pero cederán de forma paulatina, cuando la fuerza física o mental se reduzca y puedan encontrar en tu amor por ellos un equilibrio para todos los cambios que los atemorizan.

No será fácil para ti. No es la lógica de la vida. Incluso si eres padre, nadie te prepara para ser padre de tus padres. Y si no lo eres, tendrás que aprender las peculiaridades de este papel para proteger a los que amas.

Si puedes, sonríe frente a sus comentarios seniles o cuéntales un chiste mientras comen juntos. Escucha aquella historia repetida hasta el cansancio como si fuera la primera vez y haz preguntas como si todo fuera inédito. Bésalos en la frente con toda la ternura posible, como cuando pones a un niño en la cama, prometiéndole que cuando abra los ojos, a la mañana siguiente, el mundo aún estará allí, como antes, intocable, para que juegue.

Por qué si has llegado hasta aquí al lado de tus padres, con licencia para interferir en sus vidas, fue porque tuvieron un largo camino de amistad. Y si te propones vivir ese momento con toda la intensidad, no harás más que demostrar lo grande que es tu capacidad de amar y retribuir el amor que la vida te ofreció.

Desconozco autor.

Si alguien sabe de la autoría de este escrito agradecería me lo hiciera saber y si el autor me autoriza a conservarlo en este sitio.

Si quieres compartir esta reflexión:

You Might Also Like

33 Comments

  • Reply Anónimo octubre 24, 2018 at 8:54 pm

    Nunca podremos ser padres de nuestros padres, si bien es cierto que algunos roles se invierten, debemos dejarles su dignidad de padres, los hijos mucha veces maletienden que apoyarlos en su vejez les da el derecho de tratarlos como hijos sin pedirles su opinión cuando todavía están lucidos y se creen con el derecho hasta de regañarlos.

    • Reply Anónimo noviembre 20, 2018 at 3:12 pm

      Asi es pretenden que ya no estan aptos para tomar sus propias decisiones.

    • Reply Anónimo enero 18, 2019 at 11:46 am

      Tambien es cierto lo expresado

    • Reply Anónimo enero 19, 2019 at 11:39 am

      Muy de acuerdo con tu comentario!

    • Reply Anónimo marzo 15, 2019 at 11:10 pm

      Muy cierto este comentario

    • Reply Anónimo noviembre 9, 2019 at 12:06 pm

      Totalmente de acuerdo
      Mi mamá a cada rato me decía mami
      Y yo le decía ni tu eres la mamá y yo la hija

    • Reply Anónimo noviembre 12, 2019 at 12:47 am

      De acuerdo contigo, el valor del respeto debe continuar… Jamás se debe mencionar ser el Padre del Padre jamás. El grado de Padre fué ganado a base de sacrificios de amor.
      Opino que a los Padres se les debe apoyar económicamente, amar, cuidar y sobre todo Respetar. Éso es un Legado🙏😘

    • Reply Anónimo enero 21, 2020 at 8:36 pm

      👍👍👍👍👍👍👋👋

    • Reply Anónimo mayo 25, 2020 at 11:43 am

      Creo que mal entendistes el mensaje de este post…. Esto habla de cuando los padres se vuelven ancianos y requieren de las mismas atenciones y cuidados de una criatura indefensa. Nunca se hablo de reganos ni maltratos!

  • Reply Anónimo octubre 28, 2018 at 4:22 pm

    Qué hermosa reflexión

  • Reply Joaquin octubre 30, 2018 at 2:40 am

    Impecable, muchas gracias

  • Reply cathy octubre 30, 2018 at 1:54 pm

    Hola

  • Reply Felipe Hoil Aguilar octubre 30, 2018 at 3:23 pm

    Gracias por la reflexión, lo compartiré con gusto !!

  • Reply Aarón Flores noviembre 13, 2018 at 5:53 pm

    Sublime

  • Reply Anónimo noviembre 17, 2018 at 4:04 pm

    Muy buena reflexión.
    Es algo inevitable

    • Reply Anónimo enero 16, 2019 at 11:15 am

      Asi es !no porqe tenemos qe verlos nos da drecho a quitarles su autoridad de padres

  • Reply Anónimo noviembre 19, 2018 at 5:06 pm

    Hermosa reflexión. Cuánto debemos armarles, cuidarles y honrarles. Dieron todo por nosotros .. cuanto más no merecen ellos😍

  • Reply Anónimo noviembre 21, 2018 at 8:32 pm

    Una reflexión absoluta de los que cuidamos a un padre o madre con demencia.

  • Reply Anónimo enero 16, 2019 at 7:38 am

    Tal cual!!! Mi madre falleció a los 97 años y fue así!!

  • Reply Anónimo enero 25, 2019 at 6:39 am

    hermosa y veraz reflexión

  • Reply Anónimo octubre 13, 2019 at 8:21 am

    JUAN CARLOS SALCEDO HABOUD.

    La vida es un corsi y recorsi, esto es, que ayer fuimos hijos y hoy somos padres, de tal manera que la reflexión, nos atañe a todos, desde la posición de hijos ayer y también de padres ahora, es la ley de la vida. Muchas gra
    cias.

  • Reply Anónimo noviembre 8, 2019 at 11:29 am

    Fui padre y madre de mis padres una linda satisfaccion q me dio la vida q aora lo recuerdo!!

  • Reply Anónimo noviembre 8, 2019 at 9:02 pm

    Precioso; en este momento estoy asumiendo este papel de madre de mi madre, una viejita adorada de 87 años, con Alzheimer, que ya me pregunta si yo soy su mamá o yo soy su hija.

  • Reply Anónimo noviembre 9, 2019 at 5:54 am

    Hola. Mi madre se convirtio en la niña q la vida no me permitió tener. Tengo dos hijos de 10 y 17 años y mi mamita de 80. Hqce 10 años tuvo un accidente q le cambio su vida. Despues de ser una mujer activa independiente paso a ser una mujer muy limitada de movimiento y muy dependiente de mi. No ha sido facil y mas por q ella se ha refugiado 100% en mi. Yo trabajo en ocaciones con largos horarios, ella mantiene muy solita he tratado muchas veces q valla unos dias de vacaciones donde familiares para q se distraiga pero ella se niega. Me siento muy limitada y sobre todo cuando los años el cansancio también me pasan cuenta de cobro. Trabajo desde los 14 años cumpli 40. Muchas personas opinan de los geriátricos sin conocer pense q era una buena alternativa atención compañía en fin. Pero al visitar algunos encontre en los ojos de esos abuelitos una profunda tristeza q me hizo ver q ese no es el camino. Cuidar adultos no es facil. Volver a criar en mayor no es facil. Con un hijo dia a dia avanzas con un abuelito dia a dia te devuelves. Pero lq gratidud y su felicidad no tienen precio. Admiro aquellos hijos q al igual q yo an entendido q los padres son hasta q Dios lo permita.

  • Reply Anónimo noviembre 9, 2019 at 12:28 pm

    Precioso y emotivo texto

  • Reply Anónimo noviembre 10, 2019 at 7:44 am

    Muy cierto !! Gracias

  • Reply Anónimo noviembre 12, 2019 at 12:48 am

    De acuerdo contigo, el valor del respeto debe continuar… Jamás se debe mencionar ser el Padre del Padre jamás. El grado de Padre fué ganado a base de sacrificios de amor.
    Opino que a los Padres se les debe apoyar económicamente, amar, cuidar y sobre todo Respetar. Éso es un Legado🙏😘

  • Reply Anónimo febrero 19, 2020 at 10:02 pm

    Excelente artículo!

  • Reply Anónimo febrero 26, 2020 at 10:21 am

    Bonita Reflexión,eso estoy viviendo con mi madre. Ella sigue siendo mi madre..

  • Reply Anónimo marzo 4, 2020 at 10:54 am

    Me hizo llorar

  • Reply Anónimo marzo 8, 2020 at 11:28 pm

    Bellisimo, Dios me dio la oportunidad de compartir los últimos años con mis adorados padres y fue uno de los más bellos regalos que me dio la vid 🙏

  • Reply Anónimo marzo 9, 2020 at 8:21 pm

    Eso sucederá en la vida de todos los que lleguemos a hesa etapa de la vida y no es que dependemos de nuestros hijos sino nesesitamos de ellos y su amor y su apoyo algunos hijos lo harán y algunos no pero eso es la ley de la vida . de la ciembra y al final de la cosecha de la camilla que emos cembrado a lo largo de nuestra maravillosa vida.

  • Reply Anónimo abril 3, 2020 at 2:40 pm

    Bellísima reflexión. Lo viví y por eso me atrevo a decir que cuando uno vive esta experiencia es la experiencia más hermosa y más llena de Amor hacia nuestros padres .

  • Leave a Reply

    error: El Tren de la Vida