Cuando alguien se va

La cena es a las 7

noviembre 4, 2021

LA CENA ES A LAS SIETE

– Mamá tengo que reunirme con un compañero, regreso al rato -le dice mi hermano Raul a mi madre-.

A lo que ella le contesta apresuradamente:

– Raul, llega temprano, la cena es a las siete.

 

Entonces yo le digo:

– Yo no cenaré en casa, Carlos me llevará al nuevo restaurante italiano que acaban de inaugurar, -y salgo de casa-.

En ese momento suena el teléfono y mi madre contesta, era mi padre, llegará tarde del trabajo y pide que no lo esperemos para la cena.

Esa noche Raul tampoco llegó a la cena a casa, mamá tuvo que cenar sola.

Al día siguiente, mi hermano Raul y yo fuimos a la fiesta de un amigo, así que tampoco estuvimos en casa a tiempo.

Papá llamó otra vez para decir que no sabía si llegaría a casa temprano.

– Rafa intenta llegar a la cena, es a las siete -le dijo mi madre-.

Esa noche ella ceno sola otra vez.

El fin de semana papá salió de viaje de negocios, Raul se fue a la playa con su novia y yo me la pasé en casa,

– Renata, la cena es a las siete, prepárate.

– No mamá, ya pedí pizza -respondo-.

 

Y así fueron pasando los días, casi nunca cenamos en casa y solíamos prestar poca atención a mamá.
Ella se quedo muchas veces con la mesa puesta, “mañana”, siempre solíamos decir.

Ayer mamá fue internada en el hospital, nos hemos enterado que tenía cáncer desde ya hace tiempo y las quimioterapias no funcionaron desde el principio, ella no mencionó nada a nadie en casa y soporto el dolor sola.

El doctor se acercó y nos dijo:

– Julieta no quería que estuvieran tristes por esto y se negó a que lo supieran, dijo que solo quería pasar el tiempo que le quedaba con ustedes, y que les prepararía sus comidas favoritas en la cena…cuando todos pudieran estar libres.

Hoy mi madre murió, el entierro fue en la tarde, y estuvimos un buen rato en el cementerio.

Al llegar a casa, las lágrimas brotan de nuestros ojos, la casa se sentía vacía y mi padre dijo:

– Cariño… ¡¡estamos aquí!!.

Hoy Raul no quiso salir con sus amigos, papá apago el teléfono del trabajo, y yo, yo ya no quiero ir a un restaurante o pedir esa estúpida pizza.

El día de hoy todos estuvimos en casa, pero esta vez no oímos esa voz, esa voz que cada noche nos decía….

La cena es a las 7.

Créditos a quien corresponda.

Si quieres compartir esta reflexión:

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida