Reflexiones

Hasta llegar al río

noviembre 13, 2021

Hace unos años, me quedé atrapada en un autobús urbano en Nueva York en hora pico. El tráfico apenas se movía. El autobús estaba lleno de gente con frío y cansada que estaba profundamente irritada con los demás, con el mundo mismo. Dos hombres se gritaban por un empujón que podría haber sido intencionado o no. Una mujer embarazada subió y nadie le ofreció un asiento. La rabia estaba en el aire; aquí no se encontraría piedad.

Pero cuando el autobús se acercaba a la Séptima Avenida, el conductor habló por el interfono. *Sé que han tenido un día difícil y que están frustrados. No puedo hacer nada sobre el tiempo o el tráfico, pero esto es lo que puedo hacer. Cuando cada uno de ustedes se baje del autobús, les tenderé la mano. Al pasar, dejen caer sus problemas en la palma de mi mano, ¿de acuerdo? No lleven sus problemas a sus familias esta noche, déjenlos conmigo. Mi ruta pasa justo por el río Hudson, y cuando pase por allí más tarde, abriré la ventanilla y tiraré vuestros problemas al agua.

Fue como si se hubiera levantado un hechizo. Todo el mundo se echó a reír. Los rostros brillaban de alegría sorprendida. Las personas que durante la última hora habían fingido no darse cuenta de la existencia de los demás se sonreían de repente como si este tipo hablara en serio.

Oh, sí que hablaba en serio.

En la siguiente parada, tal como había prometido, el conductor extendió la mano con la palma hacia arriba y esperó. Uno a uno, todos los viajeros que salían colocaron su mano justo encima de la suya e hicieron el gesto de dejar caer algo en su palma. Algunos se rieron, otros lloraron, pero todos lo hicieron. El conductor repitió el mismo bonito ritual en la siguiente parada. Y en la siguiente. Todo el camino hasta el río.

Vivimos en un mundo difícil, amigos míos. A veces es extra difícil ser un ser humano. A veces tienes un mal día. A veces tienes un mal día que dura varios años. Luchas y fracasas. Pierdes trabajos, dinero, amigos, fe y amor. Eres testigo de acontecimientos horribles que aparecen en las noticias, y te vuelves temeroso y retraído. Hay momentos en los que todo parece estar envuelto en la oscuridad. Anhelas la luz, pero no sabes dónde encontrarla.

Pero, ¿y si tú eres la luz? ¿Y si eres el mismo agente de iluminación que una situación oscura pide? Eso es lo que me enseñó este conductor de autobús, que cualquiera puede ser la luz, en cualquier momento. Este tipo no era un gran jugador de poder. No era un líder espiritual. No era un influenciador de los medios de comunicación. Era un conductor de autobús, uno de los trabajadores más invisibles de la sociedad. Pero poseía un poder real, y lo utilizó maravillosamente para nuestro beneficio.

Cuando la vida me parece especialmente sombría, o cuando me siento particularmente impotente ante los problemas del mundo, pienso en este hombre y me pregunto: ¿Qué puedo hacer, ahora mismo, para ser la luz? Por supuesto, no puedo acabar personalmente con todas las guerras, ni resolver el calentamiento global, ni transformar a las personas molestas en criaturas totalmente diferentes. Definitivamente no puedo controlar el tráfico. Pero tengo cierta influencia sobre todos los que me rozan, aunque nunca nos hablemos ni nos sepamos el nombre.

*No importa quién seas, ni dónde estés, ni lo mundana o difícil que pueda parecer tu situación, creo que puedes iluminar tu mundo. De hecho, creo que ésta es la única manera en que el mundo será iluminado, un brillante acto de gracia a la vez, hasta llegar al río.

~ Elizabeth Gilbert

Si quieres compartir esta reflexión:

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida