DIOS

EL GOZO DE SER UN HIJO

marzo 21, 2016

Mariana era una mujer cristiana.
Era muy bien casada y su esposo también era un buen cristiano.
Pero ellos no poseían hijos.

Un día Mariana encontró un niño en la calle,solitario, triste.
Ella luego se encantó con el niño ybuscaba siempre un motivo para pasar por donde él solía quedarse.
Un día, se aproximó a él y le preguntó:
¿Le gustaría tener una casa para morar?
¿Le gustaría tener un cuarto solo suyo, con muchos juguetes y todo lo más que desear?

El niño, desconfiado con aquello todo, se quedó callado.
No dijo una solo palabra.

Mariana insistió: ¿No le gustaría venir para mi casa?
El niño, entonces, de cabeza baja, preguntó: “¿Qué tendré de hacer para tener todo eso?”

Mariana, con lágrimas en los ojos, contestó: No tendrá de hacer nada.
Apenas ser mi hijo.

Así el Señor nos encontró: desanimados, tristes, sin esperanzas, sin tener para donde ir, completamente perdidos.
Él nos llamó, nos abrazó, nos ofreció  su amor, un nuevo aliento,
una alegría verdadera, una casa como no existe igual en el mundo.

¿Y qué nos exigió?
¡Nada!
Él solo deseaba que fuésemos sus hijos.

Confiamos en Él y lo seguimos.
¡Todo, entonces, se transformó!

Ahora tenemos un nombre en los Cielos, un protector en cualquier ocasión, caminamos seguros en su mano
y sabemos muy bien para donde vamos.

No estamos más perdidos, no estamos más abandonados, tenemos un Padre que nos ama y siempre nos da el mejor.
Él también le invita. ¿Quiere ser uno de sus hijos?

Comparte las Reflexiones
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida