DIOS

CARTA DE DIOS A UN HUMANO

junio 30, 2016

CARTA DE DIOS A UN HUMANO

No puedo decirte si existo o no, pero si puedo regalarte unas palabras…
Deja de rezar, deja de darte golpes en el pecho, lo √ļnico que quiero es que salgas al mundo a disfrutar de tu vida;
que goces, que cantes, que hagas arte, que llores, que rías…

He dejado las estrellas en el firmamento, las flores del campo, el amanecer y el atardecer para que me veas;
las aves cantoras, el murmullo de la brisa para que me oigas;
he dejado los frutos y nada he querido negarte para que siempre me recuerdes y sepas que te amo.

Olvida los templos, las iglesias‚Ķ mi casa est√° en las monta√Īas, en los bosques, los r√≠os, los lagos, las playas.
Ahí es en donde vivo y ahí expreso mi amor por ti, mi casa está en ti ,
en todo los hombres y mujeres, animales y plantas, en todas las cosas que existen; esa es mi casa.

Yo no tengo sacerdotes, pastores, gur√ļs, rabinos; no busques tu camino con ellos‚Ķ
la vida se trata de encontrar tu camino mirando hacia tu interior, descubriéndolo por ti mismo.

No podr√°s encontrarme en ninguna Biblia, en ning√ļn Cor√°n, Canon pali, Tor√°, Araniaka o en alg√ļn otro libro‚Ķ
Si no puedes leerme en un amanecer, en un paisaje, en la mirada de tus padres, en los ojos de tus hijos o los del ser amado.

No me encontrar√°s en ning√ļn libro.
Deja de culparme de tu vida; eres t√ļ mismo que te has encadenado a ti mismo, a tus vibraciones negativas;
te has encadenado a la envidia, al egoísmo, al odio, a la vanidad, a los celos, a todo eso te has atado;
eres s√≥lo t√ļ quien ha querido sufrir.
Eres absolutamente libre para crear en tu vida un cielo o un infierno.
No te podría decir si hay algo después de esta vida, pero te puedo dar un consejo.
Vive como si no lo hubiera.

Como si esta fuera tu √ļnica oportunidad de disfrutar, de amar, de vivir‚Ķ
Yo puedo existir para ti si tu eliges que exista, puedes darme la imagen que t√ļ desees; puedes creer en mi si t√ļ lo deseas,
pero… no es lo que yo deseo… no quiero que creas en mí, quiero adores a la vida,
que adores a tu propio cuerpo, quiero que creas en el respeto, en la naturaleza.

Quiero que sientas toda la vibración del universo cuando besas a tu ser amado,
cuando logras ver los ojos de tus hijos, cuando me ves en la sonrisa de tus padres.

Y si en realidad deseas buscarme, comienza por buscar dentro de ti, descubrir√°s que soy parte de ti y t√ļ eres parte de mi‚Ķ
y sobretodo, descubrirás que ambos formamos este hermoso, perfecto y poético ente llamado universo…
Carta escrita en 1.670 por el teólogo y filósofo Baruch Spinoza.

Si quieres compartir esta reflexión:

You Might Also Like

error: El Tren de la Vida