Los hijos

LA MADRE MÁS MALA DEL MUNDO

julio 10, 2016

12 MANERAS DE SER LA MADRE MÁS MALA DEL MUNDO

Cuando tus hijos te dicen que eres “mala” debes tomarlo como un cumplido. 
No cedas a los caprichos de tus hijos, pueden pensar lo peor de ti ahora, pero te lo agradecerán más tarde.

Una vez, después de ir de compras, salí de la tienda sin ceder al berrinche de mi hija por unas galletas. 
Una mujer me detuvo en el estacionamiento y me dijo que era la mejor madre en el centro comercial. 

Mi hija definitivamente no pensaba lo mismo. 
Cuando tus hijos te dicen “mala” tómalo como un cumplido.
La nueva generación es sido considerada la de los niños más perezosos, 
más groseros, menos limitados y sin restricciones en la historia. 

Las cosas que se dicen sobre los niños malcriados y consentidos asustan a la mejor de las madres. 
La verdad es que la culpa no es sólo de los niños, sino también de los padres. 
Lo más fácil en la vida es acceder a todos los pedidos de nuestros hijos. 

Después de todo, ¿acaso no todas queremos ser la mamá “buena onda”? 
No cedas a los caprichos, tus hijos pueden pensar lo peor de ti ahora, pero te lo agradecerán más tarde.
Aquí hay 12 maneras para que te asegures de ser la madre más mala del mundo:

1. Asegúrate de que tus hijos se acuesten a dormir a una hora razonable. 
¿Sinceramente habrá alguien que no haya oído hablar de la importancia de una buena noche de sueño para la salud de un niño? 
Sé una madre responsable y manda a tu hijo a la cama a su hora. Nadie dijo que el niño deba desear irse a dormir. 
Puede resistirse al principio, pero con constancia, va a saber que estás hablando en serio. 
Después de darle un beso de buenas noches, saborea la paz que trae el silencio o disfruta de tiempo de calidad con tu pareja.

2. No les sirvas postre a tus hijos todos los días. 
Las golosinas deben guardarse para ocasiones que lo ameriten. 
Esto es lo que las hace especiales. 
Si sólo cedes a las demandas de tu hijo y le das caramelos todo el tiempo, 
no va a poder apreciar el gesto cuando alguien le ofrezca un regalo dulce de recompensa. 
Además, piensa en todas las facturas del dentista y del médico que pueden resultar por el exceso de esta indulgencia.

3. Hazles pagar por sus propias cosas. 
Si quieres algo, tienes que pagarlo. Esa es la forma en que funciona la vida de los adultos. 
Para asegurarte de que tus hijos no vivan contigo para siempre, es necesario enseñarles hoy 
que los aparatos electrónicos, videojuegos, salidas al cine, uniformes y equipos deportivos de los que tanto gozan SÍ tienen un precio. 
Si tienen que pagar por todo o por parte de ese costo, van a apreciarlos todavía más. 
También puedes evitar pagar por algo que tu hijo realmente no deseaba. 
Si él no está dispuesto a pagar la mitad que le corresponde es muy probable que no lo quiera tanto.

4. No les facilites la vida. 
Algunos niños tienen un despertar muy difícil cuando consiguen un trabajo y se dan cuenta de que las reglas en realidad sí se aplican a ellos. 
Tienen que llegar a tiempo y hacer lo que el jefe les pide. Y, (¡oh no!) habrá muchos aspectos del trabajo que ni siquiera les gustan. 
Si no te agrada el profesor de tu hijo, su compañero de laboratorio, la posición asignada en el campo de fútbol 
o la ubicación de la parada de autobús, evita la tentación de hacer un escándalo o de mover palancas 
con tus contactos hasta arreglar la situación a su preferencia. Haciendo esto le estarás robando 
a tu hijo la oportunidad de aprender o sacar algo bueno de una situación difícil. 
Enfrentar circunstancias no ideales es algo que tendrán que hacer la mayor parte de su vida adulta. 
Si los niños no aprenden a manejar y sobrellevar la situación, estarán encaminados al fracaso.

5. Hazlos hacer cosas difíciles. 
No asumas control automáticamente cuando las cosas se ponen difíciles. 
Nada les da a tus hijos un mayor impulso de auto-confianza que tomar las riendas de la situación y superar algo difícil para ellos.

6. Dales un reloj y un despertador. 
A tu hija le irá mucho mejor si aprende la responsabilidad de administrar su propio tiempo. 
No siempre vas a estar ahí para recordarle que apague el televisor y que debe prepararse para salir y llegar a su compromiso a tiempo.

7. No te preocupes por comprarles el último modelo.
Enséñales a tus hijos a sentir gratitud y satisfacción con las cosas que tienen.
 Si siempre se preocupan por obtener el celular más caro y más nuevo estando al pendiente de quién ya lo tiene, 
vivirán encadenados a la deuda y a la infelicidad.
8. Déjalos saborear las pérdidas. 
Si tu niño rompe un juguete, no lo reemplaces. 
Él aprenderá una valiosa lección sobre el cuidado de sus cosas. 
Si tu hijo se olvida de entregar la tarea a tiempo, deja que se saque la mala nota que le corresponde 
o que se arregle con su maestro con una tarea adicional para compensar el crédito perdido. 
Estás enseñando a tus hijos el concepto de la responsabilidad ¿Acaso no quieres criar hijos responsables? 
Seguro que ellos te recuerdan de las cosas que se te olvidan a ti.

9. Toma control de la tecnología que usan. 
Si todos los demás padres dejan a sus hijos saltar de un puente, ¿tú también lo permitirías? 
No dejes que tus hijos vean un programa de televisión o jueguen videojuegos que no son apropiados
 para su edad sólo porque todos sus amigos lo han hacen. 
Si adoptas una postura firme en la educación de tus hijos, otros tal vez seguirán tu ejemplo. 
Sé una influencia positiva en sus compañeros.

10. Enséñales a que se disculpen. 
Si tu hija hace algo mal, enséñale a aceptar y confesar el error y a enfrentar las consecuencias. 
No escondas la grosería, la falta de honradez o el bullying bajo la alfombra. 
Si te equivocas, da el ejemplo y come un bocado de tu merecida torta de humildad.

11. Cuida sus modales. 
Incluso los niños pequeños pueden aprender los conceptos básicos de cómo tratar a otro ser humano con respeto y dignidad. 
Al hacer de la cortesía un hábito, les estarás haciendo un favor enorme. 
Los buenos modales pueden llevarte bastante lejos en la vida. 
Bien dice el dicho: “Se atrapan más moscas con miel que con vinagre.”

12. Hazlos que trabajen de forma gratuita. 
Ya sea ayudando a la abuela en el jardín o como tutor voluntario para los niños más pequeños, 
asegúrate de que el prestar servicio sea una parte importante de la vida de tus hijos. 

Esto les enseña a mirar más allá de sí mismos y a darse cuenta de que otras personas 
tienen necesidades y problemas, y estos son, a veces más graves que los suyos.
Y aún con todo el tiempo que pasarás siendo “la mala”, no olvides elogiar, 
alentar y recompensar a tus hijos por su buen comportamiento. 

Y también asegúrate siempre de que ellos sepan que los amas. 
Con un poco de guía y constancia de sus padres, tus niños pueden cambiar la historia 
y hacer de su generación una que se conozca por su buena voluntad y como una esperanza para el mundo.

Artículo traducido y adaptado al español por Miriam Aguirre del original en inglés “12 ways to be the meanest mom in the world”
 De la autora Megan Wallgren.

Comparte las Reflexiones
facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida