Navidad

Que viva siempre la fantasía en tu corazón

diciembre 18, 2021

Ella ya hizo su cartita y la puso en el árbol.

Tiene cuatro años y toda la inocencia que se pueda uno imaginar. Toda la inocencia de la infancia. Corrijo: no se puede uno imaginar tanta inocencia. Es lo más transparente y hermoso que tiene este mundo, la inocencia de los niños. Los adultos contaminados por tanto egoísmo no podemos ya ni siquiera recordarlo.

– ¿Qué le vas a pedir a Santa Claus? – le pregunté.
– Un regalo rojo.

“Un regalo rojo”, me quedé pensando.

Eso es tener una ilusión en la forma más prístina. Vaya que los niños nos sorprenden, si queremos poner atención. No quiere juguetes ni pantallas.

Quiere que la magia de la Navidad se materialice y nada más. Esta pequeñita de mirada dulce, nos enseña que la ilusión es lo que importa. ¡Qué gran lección!

Hay por ahí quienes quieren matar las ilusiones.

Gente de corazón congelado, dispuesta a decirle a los niños que Santa Claus no existe y que los Reyes Magos son un mito.

Aquellos que le destruyen la ilusión a un niño arguyendo sus mezquindades de adulto, deberían de ser censurados desde aquí hasta el siete del mes que entra.

Qué se guarden sus amarguras donde quieran, pero que dejen a los niños en paz.
(Iba a poner otra cosa, pero era muy grosero).

¡Feliz Navidad y que viva la fantasía!

Cada familia con sus tradiciones y los que no estén de acuerdo: ¡a respetar!
Eso se llama civismo.

Si quieres compartir esta reflexión:

You Might Also Like

error: El Tren de la Vida