El amor

HASTA QUE NO CRECEMOS COMO PERSONAS, ELEGIMOS PAREJAS DE FORMA EQUIVOCADA

agosto 13, 2020

HASTA QUE NO CRECEMOS COMO PERSONAS, ELEGIMOS PAREJAS DE FORMA EQUIVOCADA

1) Nos “atrae” la persona que inconscientemente sabemos que con el/ella podremos revivir un viejo trauma emocional con alguno de nuestros padres para cambiarle el final a la película (ahora que no somos niños y pensamos que podemos tener la capacidad de hacer, con esa persona, lo que no pudimos hacer con nuestros padres de niños … enfrentarlos, cambiarlos, ayudarlos, dejarlos, lo que sea que nos quedó como asignatura pendiente)

2) Nos “atrae” la persona que inconscientemente sabemos que va a servir para justificar a nuestro padre o madre (no es que mi padre o madre haya sido malo, todos son así, fíjate que mi pareja también es así)

3) Nos “atrae” la persona que nos va a servir para demostrarle a nuestro padre o madre que estaba equivocada en hacer lo que hizo (ejemplo, mi madre se debería haber divorciado de mi padre en lugar de aguantar lo que aguantó, y su excusa para quedarse casada era “tengo dos hijos chicos, no puedo divorciarme así”, entonces voy, me elijo el marido que inconscientemente se que tiene un defecto descalificatorio, espero para tener dos hijos, ahí me permito “ver” el defecto descalificatorio y ahí me divorcio .. “¿ves mama como ES posible divorciarse AUN con dos hijos chicos”? Obvio que todo esto no es un plan consciente, sino el plan del subpersonaje inconsciente generado en el dolor del trauma de la niñez, que nos manipula la conducta desde el inconsciente

4) Nos “atrae” la persona que nos va a servir para nosotros tratar de “salvar” retroactivamente a nuestro padre o madre de su “problema”, o sea elegimos como pareja alguien que inconscientemente sabemos que va a demostrar una gran falla como pasó con nuestro padre o madre, pero a esta persona SI, ahora que somos grandes y sabemos mas que de niños y tenemos mas poder que de niños, podremos “salvar” de su problema.

Todos estos planes suelen terminar pésimo.
Ni podemos probar nada con una muestra de dos o tres o cuatro personas (según las malas parejas que hayamos elegido para tratar de hacer zafar a nuestros padres de algo malo que hicieron) porque para hacer una estadística real se requieren miles de personas.
Ni tiene sentido desperdiciar nuestros potenciales de felicidad para justificar a nuestros padres cuando asumiendo sus fallas podríamos evitar esta repetición de “otro perro mismo collar” y haber sido mucho mas felices con la pareja adecuada
Ni tiene sentido desperdiciar nuestra vida para tratar de probar nada a nuestros padres porque para cuando lo hicimos ya nos metimos en problemas y complicaciones que tienen consecuencias para muuuchos años mas.
Ni podemos salvar retroactivamente a nadie, y para peor, en general la gente no cambia, empeora con la edad, de modo que cuando formamos pareja para “salvar” a la reedicion de nuestro padre o madre en otra persona, terminamos frustrados otra vez.

Si eres vela, elige alguien con fósforos para que te tenga siempre encendida, no alguien que funciona como un extinguidor y que va a apagar tu llama por los juegos autosaboteadores de tus personajes inconscientes.

Si quieres compartir esta reflexión:
Whatsapp

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida