DIOS

RESPUESTAS DE DIOS

mayo 4, 2016

Hijo mío que estás en la Tierra, preocupado, confundido, desorientado, solitario, triste y angustiado…
Yo conozco tu nombre y lo pronuncio bendiciéndote porque te amo.

No estás solo porque yo habito en ti, juntos construiremos este Reino del cual serás mi heredero.
Deseo que siempre hagas mi voluntad, porque mi voluntad es que seas feliz.

No te preocupes, quiero que sepas que siempre estaré contigo, que nunca te abandonaré
y que cada día tendrás el pan necesario, pero aprende a compartirlo con tu prójimo.

Debes saber que siempre perdono todas tus ofensas, aún sabiendo que repetirás algunas de ellas,
por eso te pido que hagas lo mismo con los que te ofenden.

Mi deseo es que nunca caigas en la tentación, así que sujétate bien fuerte de mi mano y confía siempre en mí,
para que Yo pueda librarte del mal.

“Nunca olvides que te amo desde el inicio de tus días y que te amaré hasta el fin de los mismos,
porque mi amor por ti, es incondicional”

Comparte las Reflexiones
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Barbara Lezcano mayo 6, 2016 at 10:30 am

    Tengo una tristesa tan grande, no se a quien mis ojos volver, la ayuda solo me viene de Dios, se que es más que suficiente, de quien mejor que de nuestro padre que nunka nos abandona, pero soy humana y estoy en la carne, le pido perdon por los feos pensamientos de suisidio que tengo, pero no lo puedo evitar, solo lloro y lloro y las fuerzas de seguir cada dia se me agotan más, se que no soy su mejor hija y que he pecado, lo reconosco, pero quiero que me de la sabiduria para no hacerlo, estoy triste muy triste. Dios los bendiga y si alguien lee este post porfavor oren por mi gracias

    • Reply Anónimo octubre 28, 2016 at 5:04 pm

      Amiga usted tiene LA Solusion nadir mas , es lacobardia LA ke nos Lleva Ah esto y es lo ke El malignino kiere tristeza y cobardia si Dios cn Nosotros Kien encontra de El Sake si Vasura de LA mente y arrojela

    Leave a Reply

    error: El Tren de la Vida