Para tu crecimiento

LOS GESTOS TAMBIÉN HABLAN…

marzo 24, 2014
A veces, vivimos situaciones en que las palabras parecen desaparecer de nuestro vocabulario. Se anudan en el estómago, suben hasta la garganta y no sabemos, no tenemos idea, de cómo sacarlas.
Muchas veces sucede cuando nuestros amigos nos necesitan más. Y es allí, precisamente, cuando nos topamos con esa barrera. No sabemos qué decir, no tenemos una explicación aceptable para el sufrimiento, sentimos miedo de decir algo indebido y nos quedamos quietos.
Encontramos palabras con facilidad, en su mayoría ya gastadas y repetidas, para expresar nuestra alegría, nuestro deseo de felicidad, sin importar si alguien ya las dijo o no. Tomamos prestadas esas frases comunes y hacemos con ellas nuestro mensaje.
Y nuestros amigos lo reciben con el corazón abierto, con la sonrisa estampada, porque ellos también hacen uso de lo mismo. Es la costumbre; es normal, es gentil, es noble. Es millones de veces mejor que el olvido.
Nuestra gran dificultad es expresar palabras de consuelo cuando nosotros mismos tenemos el corazón molido por el dolor, al ver el sufrimiento de otro. ¡Conscientes de que no podemos hacer nada!
Va a pasar, ya lo sabemos, pues todos los dolores pasan, como pasan las noches de luna y los días de sol. Nada es estable y constante.
¡Y queríamos tanto encontrar las palabras exactas que amenizaran el sufrimiento, que proporcionaran consuelo inmediato, que anestesiaran o curaran de una vez! Y entonces, en el instante exacto, las palabras mueren.
Pero existe un secreto que solo los ángeles conocen: ¡Los gestos hablan!
Las flores hablan mucho.
Un beso habla.
Una caricia es como una voz dulce y suave.
Una presencia, aun callada, dice bastante.
Un abrazo habla muy alto.
¡Una mirada sincera dice tanto!
Una mano que toma otra mano habla como varias bocas y centenas de corazones…
Cuando las palabras se rehúsen a salir de ti, habla con gestos. El otro comprenderá.
Sé tú el ángel callado que traerá un pañuelo y permanecerá a su lado para que se sienta menos solo. Dar de sí mismo vale más que todas las palabras del diccionario juntas.
Y en esos instantes, Dios también calla. Como nosotros, Él se contenta en vernos con ternura, haciéndonos sentir mejor.

Leticia Thompson

 

Comparte las Reflexiones
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida