Para tu crecimiento

Ejercicio para darle cariño al niño interior

abril 29, 2014

 

 

CON AMOR ABRAZO A MI NIÑO INTERIOR
Cada uno de nosotros está siempre trabajando con el niño de tres años que todos tenemos dentro. Lamentablemente nos pasamos la mayor parte del tiempo gritándole, y después nos preguntamos por qué será que nuestra vida no funciona. Cuida tu niño interior. Es él quien está asustado. Es él quien sufre. Es él quien no sabe qué hacer. Ocúpate de tu niño. Abrázalo y ámalo y haz todo lo que puedas por satisfacer sus necesidades. No olvides hacerle saber que, suceda lo que suceda, tú estarás siempre a su lado. Nunca le volverás la espalda ni te escaparás de él. Siempre amarás a ese niño.

EJERCICIOS PARA CURAR A NUESTRO NIÑO INTERIOR

Ejercicio 1
Busca una fotografía tuya de cuando eras niño y analízala .¿Qué ves en ese niño? ¿Qué refleja su rostro? Ves en el alegría o tristeza, dolor o felicidad, miedo o libertad ¿Qué te transmite? ¿lo amas o rechazas? ¿podrías relacionarte con el? Escribe en un cuaderno, todas las sensaciones que logres percibir. Si es necesario, puedes ampliar la fotografía

Ejercicio 2
En una hoja de papel o en un cuaderno, haz un dibujo de cuando eras niño, expresa todo lo que quieres proyectar y elige el material con el que te sientasmás cómodo, lápices de colores, crayones, plumones, etc. ¿Qué logras percibir del dibujo que hiciste? ¿Qué está haciendo el niño? ¿Qué colores utilizaste?

Ejercicio 3
En un lugar tranquilo, siéntate cómodamente y elige música suave y entablauna charla con tu niño interior.Platica con tu niño interior e intenta conocer todos sus sentimientos yemociones pregúntale:¿Qué te gusta?¿Qué no te gusta? ¿A que le temes? ¿Qué sientes? ¿Qué necesitas? ¿cómo pudo ayudarte a sentirte seguro? ¿Cómo puedo hacerte feliz?. Este ejercicio funcionará mejor con los ojos cerrados. Mientras conversas con el ten compasión, apóyalo, demuéstrale que lo amas,que lo proteges y que puedes atender todas sus necesidades, hazle saber queestás ahí para ayudarle siempre.

Niño Interior

A medida que vivimos, las experiencias dolorosas de la niñez son bloqueadas. Nos alejamos del dolor físico apartando nuestra conciencia de ésta aparte de nuestro cuerpo, bloqueamos nuestra angustia mental y emocional tensando nuestros músculos y reprimiendo nuestros sentimientos en el subconsciente y en casos extremos, nos separamos de nuestro cuerpo físico. Cuando detenemos esa experiencia negativa de dolor, angustia, enojo, miedo o cualquier trauma, también detenemos el flujo de nuestra energía negativa. Desde antes de nacer, los traumas que fueron reprimidos o no experimentados se guardaron como bloqueos energéticos en nuestro cuerpo y en nuestro campo aúrico.

La parte de nuestra psique asociada con esos traumas se congela en el momento que detenemos el dolor, por lo tanto, esa parte no madura al mismo tiempo que nosotros.

Eso es lo que se convierte en nuestro niño interior. Podemos encontrar muchas partes de nosotros que tienen diferentes edades. Si el evento sucedió cuando teníamos 1 año, esa parte de nuestra psique, todavía tiene 1 año de vida. Esta persona actuará como si tuviera esa edad siempre que evoque el mismo trauma, hasta que, este sea reconocido y curado.

Así que, cuando comiences a sentir enojo provocado por otras personas, primero piensa porqué es el enojo, busca inmediatamente la raíz y no grites, no utilices tus palabras para hacer sentir mal a alguien. Si lo haces así, lo que provocarás es disculpar tu sentimiento y aventar tu molestia al otro, entonces perderás una oportunidad de darle a tu niño interior lo que necesita: CARIÑO.

Ejercicio

Ejercicio para darle cariño al niño interior

Cuando hayas detectado éste sentimiento de enojo provocada por alguna de las razones antes citada o alguna parecida, aléjate a algún lugar tranquilo, pregúntale a tu niño interior si lo que siente es falta de cariño, cierra los ojos y abrázalo, dale tu mismo el amor que necesita.

Explícale que la persona querida que provocó la molestia tiene la libertad de distraerse y hacer sus propias actividades. Remóntate al pasado, busca en qué momento necesitaste un cariño de los padres y no te lo dieron y te hacen sentir lo que actualmente sientes. Síguele dando amor a tu niño interior. Abrázalo, dile que estarán juntos y que siempre estarás con él.

Mientras estás en esta meditación, escucha tu interior. Si sientes la necesidad de quedarte callado, hazlo. Si sientes la necesidad de llorar, hazlo, no bloquees nada. Si sientes la necesidad de perdonar a alguien, hazlo. Deja que cualquier sentimiento bloqueado fluya con naturalidad.

Si logras sentir éste ejercicio, verás que en 2 o 3 sesiones como éstas será suficiente para superar ésta emoción y lograrás ser libre en tu corazón.

En la mayoría de las ocasiones, la persona que “según” nos provocó enojo, podría ser que no sea la responsable, sea nuestro niño interior el que reclama algo.

Comparte las Reflexiones
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida