Aprendizaje de vida

DEJAR IR

julio 17, 2016

Dejar ir es un proceso espiritual, emocional, mental y físico, y a veces un misterioso proceso de soltarle a Dios 
y al universo aquello a lo que nos estamos aferrando tanto.

Dejamos ir nuestro agarrarnos de la gente, de los resultados, de las ideas, sentimientos, deseos, necesidades, de todo. 
Dejemos ir nuestro tratar de controlar nuestro progreso en la recuperación. 

Sí, es importante reconocer y aceptar lo que queremos y lo que queremos que suceda. 
Pero es igualmente importante que a continuación lo dejemos ir.

Dejar ir es la parte de acción de la fe. 
Es una conducta que le da permiso a Dios y al universo de enviarnos lo que nos toca tener.

Deja ir significa que reconozcamos que aferrarnos con tantas fuerzas no nos está ayudando a resolver el problema, 
a cambiar a la persona o a obtener el resultado que deseamos. 

No nos está ayudando a nosotros. 
De hecho, aprendemos que el aferrarnos a veces nos impide obtener lo que queremos y necesitamos.

¿Quiénes somos nosotros para decir que las cosas no están ocurriendo exactamente como necesitan suceder?
Hay magia en el dejar ir. 

A veces obtenemos lo que queremos poco después de que lo hemos dejado ir. 
A veces lleva más tiempo. 
A veces el resultado específico que deseamos no ocurre. 
A veces sucede algo mejor.

Dejar ir nos libera y nos conecta con nuestra Fuente.
Dejar ir crea el ambiente óptimo para los mejores resultados y soluciones posibles.

Hoy me relajaré. 
Dejare ir lo que más me está perturbando. 
Confiaré en que al dejarlo ir, he empezado a poner las ruedas en movimiento para que las cosas se resuelvan de la mejor manera posible.

Comparte las Reflexiones
facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida