Para ti mujer

¿ CUÁNDO HAY QUE PARAR ?

junio 20, 2014

En la actualidad la sociedad aplaude mucho a las mujeres que hacen un gran despliegue de habilidades. El rol de la súper mujer que tiene un trabajo o negocio exitoso al mismo tiempo que estudia una maestría en línea y mantiene un cuerpazo, su hogar impecable, a sus hijos divinos, a su marido feliz y al perro precioso hoy goza de enorme reconocimiento. Si leerlo te cansó, imagínate vivir así. Pero hoy parece que las mujeres estamos obligadas a ser exitosas e incansables 

 

Acostumbradas a ser todo para todos, vamos dejando olvidada a la persona más importante con la que contamos: nosotras mismas. Detrás del maquillaje impecable y arriba de los tacones fabulosos, muchas veces hay una mujer exhausta, drenada que, en nombre de no decepcionar a quienes tanto le aplauden, siente que no puede detenerse. Que no puede fallar y que ha de resolverlo todo con sus medios, sin flaquezas.

 

Pocas cosas lastiman psicológicamente tanto, como el espejismo inalcanzable de la súper chica. Pocas cosas merman más la salud física (y enriquecen tanto a los médicos) como el concepto rígido y erróneo de que una mujer moderna debe saber hacer de todo y bien. Pocas cosas nos dejan más solas que dar la imagen (falsa) de que no necesitamos de nadie.

 

El éxito es un derecho de cualquier ser humano y la necesidad de reconocimiento está presente en todas las personas sanas. Sin embargo, hay ocasiones en que los precios que se pagan por dar una imagen de logro y triunfo, terminan siendo mucho más altos que lo conquistado.

 

Las señales que indican cuándo ya hicimos suficiente esfuerzo y llegó el momento de descansar o de pedir ayuda, no está afuera, en un entorno que no se cansará de que le demos más, más y más. El termómetro que indica que es momento de detenernos está dentro de cada una y habla de forma inequívoca: nuestros sentimientos.

 

Si a pesar de que afuera todo está “bien” tienes alguno de estos síntomas: no te sientes plena ni satisfecha, no descansas al dormir, lloras por casi todo, y en tu corazón hay un sentimiento de vacío, es momento de parar. Si tu color interior es grisáceo y no sientes el calor de tu luz iluminando tu pecho, más vale decir hasta aquíno másvoy a descansar o ya he tenido suficiente, aunque algunas personas afuera se sientan desencantadas. El sentido de la vida, créelo, está muy lejos de las apariencias y la imagen que proyectamos hacia fuera.

Que hermosas bendiciones de luz y verdad lleguen a tu vida!

AuroraDelVillar

Comparte las Reflexiones
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida