Aprendizaje de vida

CANICAS ROJAS

septiembre 12, 2016

Durante los duros años de la depresión, en un pueblo pequeño de Idaho, USA, solía parar en el almacén del Sr. Miller 
para comprar productos frescos de granja. 

En aquellos tiempos la comida y el dinero escaseaban, y el trueque era frecuente.
Un día, vi un niño pequeño, con la ropa gastada y sucia que miraba atentamente un cajón de manzanas rojas.

Mientras yo mismo admiraba las hermosas manzanas, no pude evitar escuchar la conversación entre el pequeño y el Sr. Miller.
¿Hola Barry, como estás, quieres algo? Hola Sr. Miller, estoy bien, gracias, solo admiraba las manzanas… se ven muy bien.

Si, son muy buenas, ¿como estas tu mamá? Bien. ¿Hay algo en que te pueda ayudar?
No Señor. Solo admiraba las manzanas. ¿Te gustaría llevarte algunas a casa?, claro que si.

Bueno, ¿que tienes para cambiar por ellas?
Lo único que tengo es esto, mi canica más valiosa. ¿De veras? ¿Me la dejas ver?
Barry le mostró su tesoro, pero el Sr. Miller, no se quedo muy contento.
 El único problema es que está es azul, y a mi me gustan las rojas, dijo.

¿Tienes alguna como esta, pero roja, en casa? No exactamente, pero tengo algo parecido.
Hagamos una cosa. Llévate esta bolsa de manzanas a casa y la próxima vez que vengas muéstrame la canica roja que tienes. 
Muchas gracias Sr. Miller. Y salió corriendo con su bolsa de manzanas rojas.

La Sra. Miller se acercó a atenderme y con una sonrisa me dijo, hay dos niños más como él en nuestra comunidad,
 todos en una situación de extrema pobreza.

A Jim le encanta hacer trueque con ellos por patatas, manzanas, tomates, o lo que sea .
Cuando vuelven con las canicas rojas, él decide que en realidad no le gusta tanto el rojo,
 y los manda a casa con otra bolsa de comida y la promesa de traer una canica color naranja, verde o azul la próxima vez.

Me fui del negocio sonriendo e impresionado con este hombre. 
Tiempo después el Sr. Miller falleció.

Por la noche fui a su velatorio acompañando a unos amigos.
 Al llegar, comenzamos a saludar a los familiares para dar nuestro pésame. 

Delante de nosotros había tres jóvenes, muy bien vestidos, parecían profesionales, 
saludaron a la Sra. Miller y luego se acercaron respetuosamente para despedirse del Sr. Miller.

Cuando llegó nuestro turno, la Sra. Miller con los ojos brillando, me tomó de la mano, 
me condujo al ataúd y me dijo: Esos tres jóvenes que se acaban de ir son los tres chicos de los cuales le hablé, me dijeron que vinieron a pagar su deuda.

A continuación la esposa levantó la mano de su esposo fallecido. 
Allí estaban, eran tres canicas rojas exquisitamente brillantes. 

El amor del Sr. Miller quedo grabado en el corazón de los tres chicos de tal manera, que jamás olvidaron su actitud y generosidad.
No seremos recordados por nuestras palabras, sino por nuestras acciones.

Comparte las Reflexiones
facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

error: El Tren de la Vida